De las “cenizas” de la planta de Rugeley surgirá una aldea sostenible, formada por 2.000 casas energéticamente eficientes alimentadas por fuentes de energía renovables. La aldea solar de Engie consumirá un tercio menos de energía que las nuevas viviendas del Reino Unido.

En 2016, la central eléctrica de Rugeley, una central de carbón en Staffordshire, Inglaterra, cerró definitivamente sus contaminantes generadores de energía. Debido al deterioro de las condiciones del mercado y al aumento de los costes del carbono, el propietario francés de la planta, ENGIE, se vio obligado a solicitar el cierre y a comenzar los trabajos de desmantelamiento. Pero de las cenizas de la histórica central eléctrica inglesa nació el mismo año un proyecto para la regeneración y reurbanización del lugar.

Rugeley Power Station. Imagen: Neil Mitchell Shutterstock

Los detalles del plan aún no se han ultimado, pero la empresa ha anunciado que tiene la intención de transformar las 139 hectáreas de la antigua central eléctrica en una aldea solar: 2.000 viviendas equipadas con energía fotovoltaica doméstica, baterías, bombas de calor, poniendo especial atención y esfuerzos a la eficiencia energética.

https://ecoinventos.com/rugeley-power-station/