¿Qué es un inversor fotovoltaico?

Para aprovechar la luz del sol para generar energía limpia que abastezca el hogar, los paneles fotovoltaicos por sí solos no serán suficientes. Y es que, cualquier kit solar necesitará, al menos, otra pieza clave: el inversor. Baterías de almacenamiento al margen, que serán también necesarias cuando se pretenda contar con suministro las 24 horas, una instalación doméstica sin inversor sencillamente no podrá dar uso a la energía captada. Esa es la clave pero, para que no queden dudas, desde Ecoinventos repasamos qué es un inversor y por qué es imprescindible para aprovechar la energía solar.

Para qué sirve el inversor de una instalación solar.

¿Buscas que tu ordenador, tu televisión o tu frigorífico funcionen con electricidad obtenida de la energía del sol? Entonces, necesitas un inversor en tu instalación doméstica. ¿Por qué? Porque, como se avanzaba, para que cualquier dispositivo electrónico funcione es imprescindible que la energía que generan las placas solares pase de corriente continua a corriente alterna, que es con la que funcionan los electrodomésticos, dispositivos electrónicos, etc.

Para que esa conversión sea posible, cualquier instalación solar por grande o pequeña que sea necesitará de un inversor que, eso sí, puede ser de distintos tipos en función de varias variables. Entre ellas, una fundamental es si la instalación solar es con conexión a la red eléctrica o fuera de la red.

Tipos de inversor disponibles.

Sin ánimo de ser excesivamente técnicos, entrar en el tipo de inversores disponibles es necesario para que, quien se esté planteando pasarse a la energía solar, cuente al menos con nociones básicas del que se puede ajustar más a sus necesidades.

Por ello, al margen de las alternativas de mayor tamaño, y de las distintas clasificaciones que se pueden hacer de los inversores en función de su potencia, funcionamiento o de la configuración del sistema, entre otras, para uso doméstico habría que arrancar con una distinción de partida: están, de un lado, los inversores para instalaciones sin conexión a la red y aquellos para kits conectados.

Así, para instalaciones fuera de la red, estaríamos ante inversores autónomos con conexión a los paneles fotovoltaicos y a las baterías para el almacenamiento doméstico. Así, el inversor tomaría la energía del banco de baterías para, de ahí, convertirla para el consumo en el hogar.

En el caso de instalaciones solares que estén conectadas a la red eléctrica, los inversores pasarían a ser interactivos, para operar como cerebros de la gestión de la energía que, en función de las necesidades, aportarían energía para el consumo de los paneles, de la red o, en caso de que estén incluidas en la instalación, de las baterías.

Dentro de esta segunda tipología, los más comunes para uso doméstico son los inversores en cadena o inversores stringDestacan por ser equipos centralizados que convierten la energía captada para su aprovechamiento. Entre sus contras, que si un panel no está suficientemente expuesto al sol o funciona de forma deficiente, esa será la potencia del inversor.

https://ecoinventos.com/inversor-solar-fotovoltaico/