El gobierno define su propia estrategia de bajas emisiones para llevar a España hacia una economía neutra en carbono.

Cuando hablamos de energías renovables y emisiones, España se lo está tomando en serio. Ya están trabajando en el plan de energía que establecerá los objetivos nacionales para 2050.

En un movimiento que anticipa el trabajo de la Unión Europea, que sigue luchando con directivas y reglamentos para la década 2021-2030, Madrid desvela el contenido del nuevo proyecto de ley destinado a descarbonizar su economía.

El proyecto contiene dos objetivos principales: el primero se refiere a las fuentes renovables, que deberán aportar el 70% de la producción de electricidad para 2030 y el 100% para 2050; el segundo prevé una reducción del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050 (en comparación con los niveles de 1990). Para ello, el Gobierno se compromete a instalar al menos 3 GW de energía eólica y fotovoltaica cada año -también apoyados por la nueva ley autoconsumo- en los próximos 10 años.

Parque eólico, Burgos. Imagen: Pedrosala Shutterstock

Al mismo tiempo, se prohibirán todas las nuevas licencias para la extracción de petróleo, la explotación de hidrocarburos y franking, reservando una quinta parte del presupuesto estatal para medidas de mitigación del cambio climático. También se mejorará la eficiencia energética. El objetivo es aumentar el ahorro de energía al 35% en 11 años, centrándose principalmente en el sector de la construcción. Cada año, 100.000 hogares tendrán que ser rehabilitados energéticamente, mientras que las autoridades gubernamentales y el sector público se verán obligados por ley a alquilar sólo edificios con un consumo energético casi nulo.

https://ecoinventos.com/plan-energetico-espanol-100-de-electricidad-renovable-en-2050/