El gobierno en Holanda está negociando con sus empresas la compensación e incentivos públicos para los empleados que vayan al trabajo en bicicleta, concretamente la propuesta es pagar 0,19 euros por kilómetro. La propuesta busca reducir el uso de automóviles en los trayectos cortos.

Ir en bicicleta al trabajo, incentivaría a las personas a usar la bici además para otros desplazamientos, lo que aumentaría aún más su uso. Por no hablar de los beneficios para la salud que puede generar.

Sobre la mesa de negociación también se encuentra el bonificar la compra de bicicletas.

La ambición es sacar coches de las carreteras y reducir los atascos en las ciudades. Su objetivo es sacar de aquí a 2040 a 200.000 conductores de los atascos.

La cantidad que se está negociando en compensación no es algo con lo que te vayas a hacer rico, pero si lo sumas a lo que ahorras en combustible y lo que ganas en salud, para cualquier trabajador es un buen negocio, y para el medio ambiente más todavía.