Instalada frente a la costa de Croisic, el aerogenerador flotante es capaz de satisfacer las necesidades de electricidad de 5.000 familias. Los 2 MW de la primera turbina flotante francesa están “conectados”.

La primera turbina flotante de Francia ha comenzado a producir electricidad limpia. Después de casi un año para su puesta en funcionamiento, el aerogenerador, instalado frente a la costa atlántica del Loira, se ha conectado a la red eléctrica.

La conexión del cable de conexión y la última serie de pruebas de los últimos días han permitido que la turbina flotante […] entre en producción“, anunciaron los fabricantes.

© Centrale Nantes

Con sus 2 MW de potencia es capaz de satisfacer las necesidades eléctricas de sólo 5.000 familias, pero el objetivo de esta instalación no es comercial. Esta turbina es parte de la fase experimental de un proyecto mayor, bautizado como Floatgen.

Lanzada en 2013, Floatgen está comprometida con el avance de la tecnología de las turbinas flotantes en el sector de la energía eólica marina, convirtiendo a Francia en su punto de partida. La turbina de 2 MW será la primera de otras turbinas eólicas más potentes que se instalarán en parques comerciales piloto.

Este es el punto de partida para un despliegue masivo de aerogeneradores marinos -explican los socios- representa una oportunidad única [para Francia] de convertirse en el líder mundial de la energía eólica flotante“.

¿Por qué es tan importante el proyecto Floatgen?

Porque esta tecnología tiene el potencial de aumentar significativamente el área marina disponible para parques eólicos marinos, especialmente en países con baja disponibilidad de aguas poco profundas.

Estas instalaciones, de hecho, no tienen cimientos: en lugar de pilotes y bases de hormigón, hay un sistema de anclaje conectado con el fondo marino. La turbina flotante francesa Vestas V80, se instala sobre la base de un gran cuadrado de hormigón armado pretensado, dividido en 16 celdas y con apertura central. La plataforma está anclada al fondo mediante cables de nylon de 33 metros de longitud, un material resistente a la corrosión marina y capaz de absorber los movimientos del mar.