Junio 15 – Cesar Romero es militante la organización política Marea Socialista y estudiante de ingeniería metalúrgica de la UCV. En las últimos meses se ha sumado, como decenas de estudiantes y trabajadores, al rechazo al decreto del Arco Minero del Orinoco, por considerarlo atentatorio a la soberanía, a los derechos indígenas y al ambiente. Hablamos con Cesar para pedirle su opinión sobre los últimos anuncios en materia minera que hizo el Presidente

Aporrea: Cesar, tenemos entendido que la semana pasada se introdujo un recurso de nulidad constitucional contra el decreto 2248 que establece la zona del Arco Minero del Orinoco para la explotación de oro, coltan y otros minerales por parte de empresas transnacionales. Al día siguiente el presidente Maduro decreto la protección de las cuencas de los ríos que podrían verse afectados en este proyecto. ¿Esto hace viable el proyecto del Arco Minero?

Cesar Romero: Existen una infinidad de herramientas legales que protegen los recursos naturales de las zonas que involucran el Arco Minero. El problema no es ese. Yo creo que esto este decreto de preservación de las cuencas de los ríos es una respuesta a medias a lo que venimos denunciando múltiples organizaciones y ciudadanos en general. La minería, inclusive la artesanal, es una actividad esencialmente destructiva. Ya en estos momentos, sin que las trasnacionales hayan puesto un pie en el Amazonas, hay situaciones sumamente delicadas en el ámbito medioambiental. Por otro lado los métodos de la mega-mineria implementarían las empresas transnacionales en el Arco Minero han sido denunciadas y rechazadas en países como Argentina, Perú, Costa Rica y Bolivia, por su consumo de enormes cantidades de agua, uso de soluciones cianuradas altamente contaminantes y destrucción del suelo.

A: El día 8 de junio el presidente también decretó la creación de un Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico. ¿Qué opinas de esta medida?