Un litro de agua en el océano tiene un promedio de 11,8 micropartículas  de fibras semisintéticas, no sintéticas y plásticas. Desde tu hogar puedes contribuir a solucionar el problema aplicando una sencilla tecnología.

Cada vez que lavamos la ropa se desprenden partículas microscópicas que son vertidas en las vías fluviales. Se trata de las microfibras, cuyas dimensiones no superan 1/5 del diámetro del cabello humano.

Cada prenda de ropa está compuesta de millones de microfibras. Pueden ser de poliéster, polipropileno, kevlar, nylon, vellón, entre otras.

Las microfibras viajan al océano y los animales entran en contacto con ellas. La fauna marina la consume y regresa a nuestras mesas cada vez que comemos pescado.

Un equipo de investigadores estudió las condiciones de filtrado natural de los corales en el mar. A raíz de sus estudios, crearon un instrumento  que simula el proceso natural.

Se trata de Cora Ball, un dispositivo que permite que los microplásticos se acumulen como una pelusa visible y de esta forma no se pierdan en el desagüe. Tiene una vida útil de cinco años y se puede instalar en cualquier tipo de lavadora.

Para su fabricación se utilizó plástico reciclado. Su eficacia varía dependiendo de la frecuencia del lavado y la presencia de pelos de mascotas.

¿Cómo funciona Cora Ball?

Cora se mueve con la ropa alrededor del tambor de la lavadora. Está compuesta por unos anillos exteriores lisos y redondos que entran en contacto con la ropa.

Cuando se lavan prendas más pesadas, las fibras se pueden atascar. Basta con mover los anillos hacia un lado y pellizcar los enredos para sacarlos.

https://ecoinventos.com/cora-ball/