La energía eólica es una fuente abundante de energía renovable, limpia y disponible en todas partes. Actualmente hay miles de turbinas a gran escala que operan por todo el mundo, con una capacidad instalada de 13.500 MW, y aumentando día a día.

Aplicaciones de los sistemas de minieólica.

Un sistema de minieólica se puede usar para tres aplicaciones diferentes: sistemas aislados, sistemas híbridos y sistemas conectados a la red. Los sistemas se ajustan a una configuración básica, requieren una unidad de control de potencia y, en algunos casos, según la aplicación, de unidades de almacenamiento.

Los pequeños sistemas aislados generalmente utilizan algún tipo de almacenamiento de energía. Este almacenamiento se puede hacer con baterías o con sistemas de bombeo de agua en depósitos altos, para su uso posterior.

Algunos sistemas aislados no requieren almacenamiento, como en el caso de los sistemas de irrigación donde todo el agua bombeada es distribuida directamente.

Los sistemas híbridos son los que presentan más de una fuente de energía, como turbinas eólicas, generadores diesel, módulos fotovoltaicos, entre otros.

El uso de varias formas de generación de electricidad aumenta la complejidad del sistema y requiere optimizar el uso de cada una de las fuentes. En tales casos, es necesario llevar a cabo un control de todas las fuentes para que exista la máxima eficiencia y optimización de los flujos de energía en la entrega de energía al usuario.

En general, los sistemas híbridos se emplean en sistemas de tamaño medio destinados a un grupo de usuarios. Al trabajar con cargas de corriente alterna, el sistema híbrido también necesita un inversor. Debido a la gran complejidad que pueden llegar a tener los sistemas dada la cantidad de opciones disponibles, la manera de optimización del sistema se convierte en un estudio particular para cada caso.

https://ecoinventos.com/sistema-con-aerogeneradores-de-minieolica/