El uso racional de los recursos naturales es totalmente factible. Un ejemplo lo constituye el programa de reforestación del Instituto Terra en Minas Gerais.

En los años 90, Lelia Delviz, Wanick Salgado y Sebastião Salgado compraron una hacienda cerca de la ciudad de Maimarés, en Minas Gerais.

Los terrenos habían sido destinados a la actividad ganadera, por lo tanto toda la flora local fue devastada casi en su totalidad.

Sus nuevos dueños decidieron recuperar el área para crear una muestra de desarrollo sostenible que pudiera ser replicada en el resto del Valle del Rio Doce.

Poner en marcha la propuesta costó mucho esfuerzo y requirió la búsqueda de fondos. También crearon una organización ambiental conocida como el Instituto Terra.

Se reforestaron 17.000 hectáreas que se encontraban muy erosionadas en una franja del Valle del Río Doce. Para ello se requirieron más de cuatro millones de plántulas de las especies nativas de la Mata Atlántica de Brasil, cultivadas en un vivero creado en la misma propiedad, conocido como Granja Bulcão.

Las plantas crecieron y lo que antes era una zona árida, se ha transformado en un fértil bosque, lleno de fauna, con manantiales abundantes. Las   especies en riesgo de extinción tienen la posibilidad de  encontrar un hábitat que les permita perpetuarse en un futuro.

El bosque atlántico brasileño es uno de los ecosistemas más vulnerables del planeta. En este momento tan sólo hay 95.000 km2 de ese medio natural, es decir el 8% de su superficie máxima alcanzada durante la última era glaciar. Por eso son tan importantes iniciativas como las promocionadas por los emprendedores.

El Instituto Terra y sus planes para Mina Gerais.

https://ecoinventos.com/instituto-terra/