El accidente de Chernóbil puso en evidencia los peligros de la energía nuclear, aunque hay algunos defensores de esta forma de generación de energía para luchar contra el cambio climático. Treinta y dos años después, la planta resurge con la instalación de una plataforma solar formada por 3.800 paneles.

La energía nuclear no es una fuente de energía renovable, aunque alguien te pueda decir lo contrario. Requiere de uranio, un material que no es renovable y es muy peligroso. Genera muchos residuos radiactivos que deben almacenarse de forma segura ya que tardan unos 10.000 años en neutralizarse.

Las implicaciones para la vida humana han sido devastadoras. Los efectos de las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki ocasionaron problemas de salud para  generaciones posteriores. Para nadie es un secreto que las armas nucleares pueden destruir el planeta tal y como lo conocemos.

En 1986 ocurrió un accidente en la planta nuclear de Chernóbil. El reactor 4 mató a 30 personas de forma directa, entre operadores y bomberos en tres meses (19 trabajadores más murieron posteriormente entre 1987 y 2004 a causa de la radiación), e incontables muertes más años después de forma indirecta. Una ciudad abandonada y una tierra inhabitable consecuencia del accidente nuclear.

Planta solar Chernóbil.

Chernóbil se encuentra a unos 130 km al norte de Kiev, en Ucrania, y a 20 km al sur de la frontera con Bielorrusia. En la actualidad ofrece un panorama completamente distinto a cuando ocurrió el accidente. A pesar de la peligrosidad de la zona por los niveles de radiación, se ha construido una planta de energía solar en terrenos que no tienen uso ni van a tenerlo en el futuro.

https://ecoinventos.com/chernobil-inaugura-una-central-solar/