Por Elisabeth Behrmann, Niclas Rolander y Christoph Rauwald

Al parecer, las noticias sobre la muerte del motor de combustión interna no eran tan exageradas después de todo. El miércoles, Volvo Car Group anunció que prevé comenzar pronto a eliminar gradualmente los vehículos propulsados únicamente por combustibles fósiles, sumándose a una cohorte de fabricantes que se vuelcan a los autos eléctricos más rápido de lo que esperaba la mayoría de los representantes de la industria hace sólo unos años.

Volvo dice que planea ofrecer sólo motores híbridos o totalmente eléctricos en todos los modelos que se lancen a partir de 2019, incluidos cinco autos eléctricos que espera tener en su línea de productos para 2021. Aunque la compañía seguirá produciendo versiones de combustión conforme realiza las pequeñas actualizaciones que las automotrices introducen con cada año nuevo de fabricación, cuando se produzca una remodelación importante (lo que suele ocurrir cada siete años), ya no ofrecerá esa opción. Eso quiere decir que, para 2025 aproximadamente, Volvo fabricará su último auto exclusivamente a gasolina o diésel. Es la primera gran automotriz en asumir ese compromiso.

“Este anuncio marca el final del automóvil propulsado exclusivamente por un motor de combustión”, dijo el máximo ejecutivo de Volvo Hakan Samuelsson. “La marca de Volvo se verá fortalecida por la electrificación”.

Si bien existen autos eléctricos desde el siglo XIX y estos han recibido mucha atención en el último lustro aproximadamente, siguen siendo sólo un pequeño porcentaje del mercado total, en tanto los conductores se retraen ante los altos precios y una autonomía de manejo limitada. Los autos a batería representaron alrededor del 1 por ciento de las ventas en Estados Unidos, Europa y China el año pasado.

E incluso estas modestas cifras en gran medida reciben el impulso de los gobiernos. China, que ha puesto en marcha una iniciativa agresiva para combatir el smog, planea imponer cupos a los autos a batería, lo que en la práctica obligará a los fabricantes a vender vehículos eléctricos. En Europa, donde los reguladores recurrieron al diésel para reducir la contaminación, normas más estrictas que entrarán en vigencia en 2020 reducirán los límites a las emisiones de dióxido de carbono en un tercio –umbral que es casi imposible de cumplir sin motores total o parcialmente eléctricos-.

En EE.UU., aunque el presidente Donald Trump ha prometido derogar las normas que exigirían a las automotrices casi duplicar el kilometraje a gasolina, California lidera una iniciativa para fijar estándares aún más estrictos. Sus reglamentaciones exigirán que alrededor del 15 por ciento de los autos y las camionetas que se vendan en 2025 tengan emisiones cero, lo que significa que casi con seguridad funcionarán a electricidad. Por lo menos otros nueve estados han adherido a la postura de California.

Bajar los precios

https://www.bloomberg.com/latam/blog/volvo-fabricara-solo-autos-electricos-o-hibridos-desde-2019/.