Los derrames de petróleo en el mar requieren considerables esfuerzos posteriores para la restauración ambiental. La mayoría de los esfuerzos se centran en la superficie del agua, donde el petroleo puede ser quemado o recogido con mallas, jabones o materiales absorbentes de última generación. Más difícil es limpiar lo que inevitablemente termina por debajo de la superficie del agua, y aún más es hacerlo con una solución que es reutilizable y duradera.

Después del desastre del Deepwater Horizon en 2010, donde casi 5 millones de barriles de petróleo se derramaron en el Golfo de México, los científicos y la industria han intensificado el trabajo en el desarrollo de nuevas tecnologías para la limpieza y descontaminación de las aguas. Pero para diseñar un sistema eficaz y eficiente bajo la superficie del agua es todavía un desafío sin solución. En búsqueda de esa solución, un grupo de investigadores del Argonne National Laboratory están trabajando en Oleo Sponge, una esponja especialmente diseñada para la recogida de hidrocarburos con 1.000 vidas.

El material no sólo absorbe fácilmente el petroleo por encima y por debajo de la superficie, también es reutilizable: sólo hay que exprimirlo. “Oleo Sponge ofrece un abanico de posibilidades que, por lo que sabemos, no tienen precedentes,”dijo el co-inventor Seth Darling.

Para su diseño se ha usado espuma de poliuretano común (la misma que se utiliza en los sistemas de aislamiento de los edificios), dándole una nueva estructura superficial. Normalmente, este material no es capaz de discriminar entre aceite y agua. Para que sea capaz de atrapar el petroleo de forma selectiva, cuenta con una nanoestructura porosa de poliuretano, con una especie de pegamento (una fina capa de óxido de metal) sobre el cual quedan adheridas las moléculas de petroleo.

Seguir leyendo: http://ecoinventos.com/oleo-sponge/#ixzz4aoqWc58I