El agua que una planta de tamaño medio depura a lo largo de un año permitiría que un coche diera hasta cien vueltas alrededor de la tierra. En hacerlo posible trabaja un consorcio de empresas liderado por Seat y Aqualia, que avanza hacia la creación de un biocombustible a base de agua depurada que permitiría reducir hasta en un 80% las emisiones de CO2 frente a las que producen los coches de gasolina.

Ofrecer, desde las energías renovables, una respuesta a los problemas de contaminación generada por el tráfico, especialmente en grandes núcleos urbanos, y aprovechar al máximo un recurso tan escaso como el agua, son los dos objetivos que persigue esta iniciativa, bautizada como proyecto LIFE + Methamorphosis.

Para llegar a la “revolución en la movilidad urbana y el desarrollo de las ciudades del futuro” que augura este proyecto, en estos momentos se trabaja sobre la idea de convertir aguas residuales en biocombustible. Para ello, las aguas deben someterse a un proceso de fermentación, purificación y enriquecimiento; pasos tras los que el biogás estaría listo para su uso.

El proyecto aspira a ser capaz de demostrar a escala industrial dos sistemas para el tratamiento de aguas residuales: el prototipo Umbrella y el prototipo Methagro. En el primer caso se introducirán nuevos procesos en la planta de ECOPARC de Montcada i Reixat, concretamente un reactor anaerobio de membranas y el sistema Anammox ELAN, cuyas bacterias permiten eliminar el nitrógeno del agua. Aquí se tratará y producirá el biocombustible que será valorado para su uso en vehículos.

En el caso del prototipo Methagro, los trabajos se trasladan a la planta agroalimentaria de Porgaporcs, en Lérida, para tratar de paliar los residuos descontrolados de purines. A través de un sistema basado en membranas se tratará de producir biometano que podría ser utilizado directamente por el sector del transporte o incorporado a la red de distribución de gas natural.

Para testar los resultados de este combustible alternativo, ecológico y, como destacan sus impulsores, 100% español, coches Seat y de FCC Medioambiente realizarán pruebas de más de 120.000 kilómetros en total. Si estos estudios salen como espera el consorcio, cualquier coche de gas natural comprimido podría a usarlo.

Seguir leyendo: http://ecoinventos.com/proyecto-life-methamorphosis/#ixzz4fKyuDoFR