TrashPresso es el nombre del último invento de la empresa Miniwiz. Tras saltar a la fama con innovaciones como los Polli-bricks, ladrillos reciclados creados a base de botellas de plástico, la firma taiwanesa acaba de dar un paso más para lanzar una planta de reciclaje móvil que convierte la basura en azulejos aptos para su uso en construcción. Y el proyecto funciona. Con solo cinco botellas usadas esta planta es capaz de obtener una baldosa.

Pero TrashPresso no solo convierte los residuos plásticos, sino que trata también los textiles y, en 40 minutos de trabajo, produce azulejos suficientes para cubrir 10 metros cuadrados. Además, tal y como explican desde la empresa que ha ideado este proyecto, esta planta transportable está equipada con paneles solares en la cubierta que garantizan que toda la energía necesaria para que la maquinaria funcione se obtiene de fuentes limpias.

Objetivo: llevar el reciclaje a las comunidades aisladas.

El objetivo principal tras el diseño de esta planta era ofrecer una solución para el reciclaje a comunidades aisladas que, por lo general, no tienen acceso a este tipo de instalaciones. Por ello, TrashPresso está creada para alojarse en una plataforma de un contenedor de transporte estándar de 40 pies, con lo que puede ser transportada dónde sea con cualquier camión portacontenedores de este tamaño.

Además de garantizar que la planta fuera portátil, otro aspecto al que se prestó mucha atención es a que pudiera operar en lugares sin suministro eléctrico. Por esta razón, la zona superior de la estructura se ha equipado con paneles solares gracias a los que puede funcionar sin necesidad de conectarse a la red eléctrica.

Seguir leyendo: http://ecoinventos.com/trashpresso/#ixzz4gfbB3oi0