¿Se pueden imaginar elementos más abundantes que el sol y la arena? Pues, precisamente de ellos, se nutre para crear objetos en 3D un prototipo de impresora pionero elaborado por un diseñador alemán tras años de investigaciones para que el invento funcionara y diera un nuevo salto en la relación entre tecnología y energías sostenibles.

Solar Sinter, que se llama el invento, es la única impresora 3D en la que los rayos del sol sustituyen al laser y la arena a las resinas. De este modo, el aparato, de mayores dimensiones que la media de las impresoras 3D, funciona exclusivamente gracias a la energía solar que capta de los paneles fotovoltaicos que incorpora.

Además, el invento aprovecha los rayos del sol y los redirige a través de una lente hacia la arena, que es una fuente clave de sílice. Al ser calentada hasta alcanzar el punto de fusión, se solidifica para, ya en frío, convertirse en vidrio.  Solo con eso, y tras insertar en la impresora el diseño en el que se quiere trabajar, Solar Sinter le va dando forma en el vidrio que se obtiene de la arena en su exposición al sol.

Markus Kayser, diseñador alemán que empezó con sus trabajos para crear Solar Sinter en 2010, ha completado ya un modelo completamente automatizado que, además, ha probado durante dos semanas en el desierto en las cercanías de Siwa, al oeste de Egipto; donde se valió de un carro para poder transportar e instalar su creación.

Seguir leyendo: http://ecoinventos.com/solar-sinter-impresora-3d/#ixzz4gINO2wvA