Proteger la mitad del planeta es la clave para que este perviva tal y como lo conocemos. Así lo ve, al menos, parte de la comunidad científica que, entorno a esa idea, ha lanzado The Half-Earth Project (proyecto mitad de la tierra). El movimiento hace una llamada para que se adopte una decisión “moral” y “urgente” (no más allá de 2050), que eleve al 50% la protección de la superficie terrestre y marina. Solo con ese nivel de conservación “la vida en la tierra entraría en zona segura”, advierten.

El biólogo E.O.Wilson está a la cabeza de esta línea de acción, que tildan de “solución de emergencia, orientada a objetivos y acorde a la magnitud del problema” que enfrenta hoy la humanidad. Aunque el grupo reconoce los esfuerzos que están realizando los estados para crear distintas reservas naturales, no ven ni en ellos ni en los compromisos alcanzados en la Cumbre del Clima soluciones suficientes para contener la “aceleración de la extinción de especies”.

“Si continuamos por esta senda, la mitad de las especies conocidas habrán desaparecido para el final de este siglo”advierten los defensores de este plan. Sin tener que esperar hasta entonces, ya en la actualidad la tasa de extinción de especies supera al menos en 1.000 veces la de cualquier otra etapa de la historia. “Perder tanta diversidad está destruyendo nuestro patrimonio vivo, además de poner en riesgo la estabilidad del propio planeta”, alertan.

Para asegurar que el planeta perdura, surge esta propuesta. Según consideran los promotores, proteger la mitad de la superficie terrestre y marina sería un aval para el 85% de las diez millones de especies que pueblan la tierra. “Ha llegado el momento de lograr una coexistencia sostenible y de elevar nuestros esfuerzos de conservación a un nuevo nivel”. El nivel del 50%. Así, por delante quedaría mucho camino por recorrer. Se estima que, en estos momentos, el área que goza de figuras de protección ambiental se sitúa alrededor del 18%.

Además, los objetivos planteados por la ONU en este campo no se aproximan ni de lejos a esa mitad de la tierra a preservar a la que apuntan los expertos. Para 2020, este organismo pretende proteger el 27% del espacio terrestre y marino.

Publicidad
Este ambicioso plan al que urgen los científicos puede parecer, sin embargo, una quimera. No obstante, el experto Eric Dinerstein ha liderado un estudio que demuestra que, en la práctica, el objetivo de preservar la mitad de la tierra es todavía posible. Para ello, tal y como explica Scientific American, se ha realizado un análisis por satélite para tomar el pulso al estado real de conservación de las 846 ecorregiones que existen.

Con este examen se ha podido determinar que, en la práctica, el objetivo de The Half-Earth Project, es aún posible de ejecutar. Así, cerca de la mitad de las ecorregiones todavía preservan las condiciones necesarias para lograr el nivel de protección que garantizaría la supervivencia de las especies y del medio. Ahora, del otro lado de la moneda, entre las áreas que han perdido ya la mitad de su hábitat natural, al menos un cuarto se encuentra en verdadero peligro.

Con estos datos, el estudio subraya la necesidad de alcanzar un acuerdo global por la naturaleza que lleve a los estados a comprometerse con estos objetivos de protección, a ser posible antes de 2050. Este acuerdo, aseguran, se volcaría en la biodiversidad y sumaría a los esfuerzos de los acuerdos sobre el Clima de París.