Billetes quemándose en el fuego

Mi padre, ex corredor de Wall Street, solía pregonar que “el dinero en efectivo es el rey”, y me aconsejaba que me aferrara a él cuando la economía se pusiera difícil.

Sin embargo, en Holanda los billetes han perdido toda tratamiento de realeza, al punto de que en algunos comercios ya no los aceptan como medio de pago.

Desde grandes cadenas de supermercados hasta pequeñas panaderías han adoptado las tarjetas de débito como única manera de pagar.

De hecho, algunos consideran que eliminar el uso de billetes es más “seguro” y “limpio”.

¿Se puede vivir sin billetes?

Decidí comprobarlo por mí misma: me guardé muy bien guardada la tarjeta de débito y me fui a comprobar qué tan lejos podía llegar con un fajo de billetes en Holanda.

Funciona

Lo primero con que me encontré fue con expresiones de asombro y algo de resistencia.

“No recuerdo la última vez que aceptamos un pago en efectivo”, dice Marielle Groentjes, administradora en una compañía de bienes raíces holandesa llamada Hoen Property Management BV.


Estar demasiado dispuesto a ayudar con aspectos no relacionados con el trabajo durante largos periodos de tiempo puede afectar negativamente tu rendimiento”

Martin Kilduff, profesor de comportamiento organizacional

“No nos gusta tener efectivo en la oficina. Además, no tenemos una caja fuerte y, si lo depositas en el banco, te cobran una tasa por hacer esa transacción”.

Pero son las compras pequeñas las que me producen el mayor dolor de cabeza.

Por ejemplo, me tocó hacer una larga cola frente a la única caja que aceptaba efectivo en la cadena de supermercados Marqt.

Y cuando intenté comprar un sándwich de atún en una cadena de panaderías en Amsterdam, rechazaron mi efectivo. No puedo usar mis euros ni para pagar el estacionamiento en gran parte de la ciudad.

“El dinero en efectivo es un dinosaurio, pero todavía va a seguir funcionando”, advierte Michiel van Doeveren, asesor de políticas públicas en el Banco Central de Holanda.

Billetes de varios países

http://www.bbc.com/mundo/vert-cap-37524715