Por Kelly Gilblom y Mathew Carr

El uso de energía doméstica finalmente está generando entusiasmo en la gente. Lamentablemente para las empresas de servicios públicos tradicionales, no es por ellas.

Una combinación de nueva tecnología y una ofensiva a favor de la energía con baja emisión de carbono ha llevado a los clientes de las empresas de servicios más grandes y más establecidas de Europa a irse. La tasa anual promedio de usuarios que abandonan las empresas es de casi 12 por ciento, más del doble que la tasa de una década atrás, según un análisis de Bloomberg New Energy Finance publicado el martes. Solamente las seis empresas eléctricas más grandes del Reino Unido perdieron más de 2 millones de clientes desde 2010.

No es por falta de esfuerzo. Compañías como Centrica Plc y EON SE han ofrecido de todo, desde paneles solares de techo hasta dispositivos conectados al hogar para satisfacer a sus clientes. Pero las nuevas empresas prometen precios más bajos, un mejor servicio al cliente y un compromiso resuelto con las energías renovables. Es posible que haya comenzado un éxodo de las empresas eléctricas tradicionales que será imposible de revertir.

“Ante la creciente competencia, las empresas titulares se han esforzado por retener sus cifras de clientes”, dijo Meredith Annex, analista de BNEF en Londres. “Hasta el momento, hemos visto un éxito desigual manteniendo la adhesión a través de nuevos servicios”.

Al mismo tiempo, la cantidad total de clientes de empresas de servicios en el Reino Unido creció casi 1,5 millones desde 2010 hasta el año pasado.

El éxodo se sostiene gracias a la liberalización de los mercados de empresas de servicios públicos de Europa, que comenzó en los años 1990 y se cimentó en 2007 con el Tercer Paquete Energético de la Unión Europea. Esto dio libertad a los clientes para buscar ofertas y cambiar de proveedores de electricidad.

Según datos de la Oficina de Mercados de Gas y Electricidad (Ofgem, por sus siglas en inglés) del Reino Unido, el ente regulador del país, la mitad de los clientes británicos que abandonaron las “Seis Grandes” el año pasado se cambiaron a una empresa emergente que ofrece precios más bajos y nuevos métodos de facturación. Por ejemplo, una compañía llamada Utility Warehouse Ltd. combina la electricidad con servicios de banda ancha y telefonía móvil, en tanto Octopus Energy Ltd. de Londres permite a sus clientes pagar el precio mayorista de electricidad por el momento en que usan la energía, más un importe mensual fijo.

Y la mitad de los clientes de electricidad en las seis empresas más grandes no están contentos con el servicio brindado al cliente, lo cual probablemente generará un mayor éxodo, según Ofgem.

https://www.bloomberg.com/latam/blog/los-europeos-abandonan-sus-empresas-electricas-en-masa/