El pronóstico de BNEF para este año contempla que los costos de la energía solar caerán un 66% para el 2040 y la energía eólica onshore en un 47%, con las energías renovables sobreponiéndose a la mayoría de las centrales eléctricas existentes para el 2030

Las fuentes de energías renovables, como la energía solar y eólica, tomarán por lo menos tres cuartos de los $10.2 billones de dólares que se invertirán en nuevas tecnologías de generación de energía a lo largo de los años hasta 2040, esto de acuerdo un importante pronóstico independiente publicado el día de hoy.

El New Energy Outlook (NEO) 2017, el último pronóstico de largo plazo de Bloomberg New Energy Finance, muestra un progreso más optimista en relación a su informe equivalente al de hace un año hacia la descarbonización del sistema de generación mundial de energía – con las emisiones mundiales proyectadas para alcanzar su nivel máximo en 2026 y ser 4% menores en 2040 de lo que fueron en 2016.

“El reporte de este año demuestra que la transición hacia un sistema eléctrico mundial renovable no puede detenerse, gracias a la rápida caída de los costos de la energía solar y eólica, y el creciente rol de las baterías, incluyendo aquellas en los carros eléctricos, en el balance de la oferta y la demanda” dijo Seb Henbest autor principal de NEO 2017 en BNEF.

NEO 2017 es el resultado de ocho meses de análisis por un equipo de 65 personas en Bloomberg New Energy Finance. Está basado esencialmente en los planes de desarrollo proyectados para cada país, además de los costos de la generación de electricidad y las dinámicas de los sistemas energéticos. El estudio asume que los subsidios actuales expiren y las políticas de energía alrededor del mundo se mantengan en su postura actual.

Aquí se enlistan algunas conclusiones principales para este año:

• Energía solar y eólica dominarán el futuro de la electricidad. Prevemos que para 2040 $7.5 billones de dólares sean invertidos en plantas de energías renovables – lo que representa el 72% de los $10.2 billones que se gastará en nueva generación de energía a nivel mundial. La energía solar representa $2.8 billones y observa un crecimiento de 14 veces su capacidad. La energía eólica atrae $3.3 billones y cuadruplica su capacidad. Como resultado, la energía solar y eólica representan el 48% de la capacidad instalada global y el 34% de la generación de electricidad para el 2040, comparada con los datos actuales de 12% y 5%, respectivamente.

• Se amplía el reto de la energía solar contra el carbón. Los costos nivelados de la electricidad generada por la energía fotovoltaica, que son casi un cuarto de lo que eran en 2009, se reducirán en otro 66% en 2040. Para entonces, un dólar podrá comprar 2.3 veces tanta energía solar que lo que hoy se puede. La energía fotovoltaica ya es por lo menos tan barata como el carbón en países como Alemania, Australia, Estados Unidos, España e Italia. Para el 2021, será más barata que el carbón en China, India, México, el Reino Unido y también Brasil. (Para ver la definición de costos niveladas, consulte la nota al pie)

• Los costos de energía eólica onshore caerán rápidamente y los del offshore aún más rápido. Los costos nivelados de energía eólica offshore tendrán una gran caída del 71% hasta 2040, ayudada por la experiencia en el desarrollo, la competencia, la reducción de riesgos y las economías de escala de los grandes proyectos y de turbinas aún más grandes. El costo de la energía eólica onshore caerá un 47% en el mismo periodo, por encima de la caída del 30% de los ocho años pasados, gracias a turbinas más baratas, eficientes, y de procedimientos de operación y mantenimiento integrados.

• China e India son una oportunidad de $4 billones de dólares para el sector energético. China e India representan el 28% y 11% de la inversión total en generación de energía para el 2040. La región Asia-Pacífico ve casi tanta inversión en generación de energía como el resto del mundo combinado. Del valor total, aproximadamente un tercio se destinará para la energía eólica y otro tercio para la energía solar; 18% para energía nuclear y 10% para energía derivada del carbón y la gasolina.

• Las baterías y las nuevas fuentes de flexibilidad impulsan el alcance de las energías renovables. Prevemos que el mercado de baterías de litio para el almacenamiento de energía alcance una valuación de por lo menos $239 mil millones de dólares entre hoy y el 2040. Las baterías de gran escala compiten crecientemente con el gas natural para proveer flexibilidad del sistema en momentos con demanda máxima. Las baterías de menor escala instaladas en hogares y negocios con sistemas fotovoltaicos representarán el 57% del almacenamiento mundial en 2040. Anticipamos que las energías renovables alcancen una penetración del 74% en Alemania hasta 2040, 38% en los Estados Unidos, 55% en China y 49% en India.

• Los vehículos eléctricos refuerzan el uso de la electricidad y ayudan a equilibrar la red eléctrica. En Europa y Estados Unidos, los autos eléctricos (EVs) representan el 13% y 12% de la generación energética para el 2040, respectivamente. Recargar los EVs de forma flexible, cuando los sistemas de energía renovable están generando y los precios de la electricidad son bajos, ayudará al sistema a adaptarse a las intermitencias de la energía solar y eólica. El crecimiento de los EVs impulsa el costo de las baterías de litio por debajo del 73% para el 2030.

• Crece el amor de los dueños de viviendas por la energía solar. Para el 2040, la energía fotovoltaica residencial representará casi el 24% de la electricidad en Australia, 20% en Brasil, 15% en Alemania, 12% en Japón y 5% en los Estados Unidos e India. Esto, combinado con el crecimiento de las energías renovables a gran escala, reduce la necesidad de plantas de carbón y gas de gran escala ya existentes. Los propietarios de estas plantas enfrentarán una presión constante sobre sus ingresos a pesar de un crecimiento de la demanda de los EVs.

• La energía impulsada por carbón se derrumba en Europa y los EE.UU., continúa creciendo en China, pero alcanzará un máximo global en 2026. La caída en la demanda, las energías renovables baratas y el cambio de carbón a gas reducirá en 87% el uso del carbón en Europa para 2040. En los Estados Unidos, la energía de carbón cae en un 45%, ya que las plantas viejas no serán reemplazadas y otras comienzan a producir con gas más barato. La generación a través del carbón en China crecerá una quinta parte durante la próxima década, pero alcanzará su máximo en el 2026. A nivel global, esperamos que 369GW de nuevas plantas de carbón sean canceladas, un tercio de estas en la India, y la demanda mundial de carbón térmico disminuirá en un 15% entre 2016 y 2040.

• El gas es un combustible de transición, pero no como la mayoría de la gente piensa. La energía impulsada por gas registrará $804 mil millones de dólares en nuevas inversiones y 16% de mayor capacidad hasta 2040. Las plantas de gas incrementarán su interacción como una de las tecnologías flexibles que se necesitan para poder alcanzar los niveles más altos y proveer una estabilidad al sistema en una era de crecimiento de generación de energías renovables, sustituyendo al carbón “base”. En el continente americano, sin embargo, donde el gas es abundante y barato, éste desempeña un papel más central, especialmente en el corto plazo.

• Las emisiones de carbono del sector energético global alcanzan un pico en poco más de diez años, para luego decaer. Las emisiones de CO2 derivadas del incremento de energía aumentarán en un décimo antes de alcanzar su máximo en 2026. Las emisiones caen más rápido de lo que estimamos anteriormente, alineándose con la máxima generación de carbón de China. Esperamos que las emisiones en India sean 44% más bajas que en nuestro análisis NEO 2016, ya que abarcará la energía solar y una inversión de $405 mil millones de dólares en construir 660GW de nueva energía fotovoltaica. A nivel global, habrán caído 4% por debajo de los niveles presentados en el 2016 para el año 2040, no lo suficiente para evitar que el promedio de temperatura mundial aumente 2 grados Celsius. Una inversión adicional de $5.3 billones en 3.9TW de capacidad cero-carbón sería consistente para mantener al planeta en la trayectoria de los 2 grados Celsius.

• La energía solar y la eólica tendrán un papel principal en la historia de la energía limpia en México. Las dos tecnologías combinadas representarán el 73% de la capacidad total del país en 2040. Prevemos que el país agregará 95GW de energía solar fotovoltaica y 53GW de energía eólica a lo largo de los próximos 23 años, atrayendo una inversión combinada de más de $156 mil millones de dólares.

• La energía limpia dominará el sector eléctrico de Chile en 2040. La capacidad eléctrica instalada de Chile de 23GW en 2016 pasa de una mezcla de 16% de energías renovables no convencionales y 57% de capacidad fósil a aproximadamente 58% de energías renovables y 19% de fósiles en 2040, del total de 48GW instalados. Las grandes centrales hidroeléctricas siguen siendo una importante fuente de generación en 2040 y representarán casi una cuarta parte de la energía total producida en este período. El gobierno de Chile ha fijado un objetivo a largo plazo de tener 70% de toda la generación provenientes de fuentes limpias, incluyendo grandes hidroeléctricas, hasta 2050. Sin embargo, bajo NEO, Chile alcanza la meta en 2030 – 20 años antes del plan del gobierno.

En los Estados Unidos, la administración por parte del presidente Donald Trump ha mencionado su apoyo al sector energético del carbón. Sin embargo, el análisis NEO 2017 indica que las realidades económicas para las dos siguientes décadas, no favorecerán a las centrales de carbón en los Estados Unidos, lo que provee una reducción del 51% en su generación en 2040. En su lugar, las centrales eléctricas de gas incrementarán 22% y las energías renovables 169%.

Una de las más grandes preguntas para el futuro de los sistemas eléctricos es cómo serán integradas las grandes cantidades de generación variable de energía eólica y solar de modo que permitan mantener las luces encendidas en todo momento. Los escépticos se preocupan por las energías renovables muy bajas que deprecian los costos de la energía y exprimen el carbón de base, el gas y las plantas nucleares.

Elena Giannakopoulou, analista jefe del proyecto NEO 2017 dijo: “Los pronósticos para este año muestran que la carga inteligente de los autos eléctricos, los sistemas de baterías a pequeña escala en las empresas y los hogares, además del almacenamiento a gran escala en la red, están desempeñando un gran papel importante en suavizar los picos de energía ocasionado en el suministro variable de generación eólica y solar”.