La primera granja urbana flotante del mundo se instalará en Rotterdam

La ‘Floating Farm’, la primera granja flotante del mundo, que se construye en el puerto de Rotterdam, en Holanda, acaba de fichar a los dos granjeros que liderarán el proyecto experimental. Esta iniciativa ecológica persigue ganar nuevos espacios para la producción de alimentos, aproximarlos a los núcleos urbanos para reducir las necesidades de transporte y, con ello, las emisiones que de él se derivan; así como mostrar a la ciudadanía de dónde vienen los productos que consumimos.

Así, con el fichaje de Albert Boersen y Myrthe Brabander, se da un paso más en un proyecto piloto en el que ambos jugarán un papel fundamental. De un lado, supervisarán todo el proceso para la producción de leche en esta granja flotante que, según las previsiones, se espera que alcance los 800 litros diarios. Además, se prevé que la oferta de productos lácteos se extienda a derivados como el yogurt y el queso.

Para ello, Boersen y Brabander cuidarán del ganado que se trasladará a la granja; una decena de vacas Montbeliarde que encontrarán en la plataforma sobre el agua el pasto suficiente para cubrir sus necesidades de alimento. Además, el rebaño no tendrá mayores problemas para adaptarse a su vida sobre la superficie marina, puesto que la universidad de Utrecht ha constatado en un estudio que las vacas no se marean.

Además de aproximar al máximo la producción al consumidor final, la iniciativa y, con ella, el trabajo que desarrollarán las que serán las dos caras visibles del proyecto, va más allá. De hecho,un aspecto clave será la promoción de la alimentación saludable y la educación respecto a cómo se produce el alimento. Por ello, “niños y estudiantes serán bienvenidos para participar en visitas guiadas” en las que podrán conocer a fondo el proceso de manipulación de productos lácteos, según explican desde la web del proyecto.

https://ecoinventos.com/floating-farm-primera-granja-urbana-flotante-del-mundo/