Trump junto a su equipo

¿Son las acciones tomadas recientemente por el equipo de Donald Trump sobre el tema del cambio climático y la energía los primeros disparos en una guerra contra el conocimiento?

¿O son sencillamente la clase de medidas que uno esperaría de un nuevo gobierno con una visión política diferente?

Examinemos lo que sabemos hasta ahora.

Después de la ceremonia de inauguración del presidente número 45 de Estados Unidos el 20 de enero, ciertas páginas de información del sitio en internet de la Casa Blanca relacionadas con el cambio climático fueron trasladadas a un archivo de la presidencia de Obama.

Las únicas referencias al aumento de las temperaturas en el nuevo sitio de la Casa Blanca con Trump en el poder son un compromiso a eliminar “las políticas dañinas e innecesarias como el Plan de Acción contra el Cambio Climático.

Parque Nacional Badlands

Esa era la estrategia del presidente Barack Obama para recortar las emisiones de carbono.

El breve documento de la Casa Blanca contiene ahora una indicación adicional sobre las prioridades verdes del nuevo gobierno.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) debería concentrarse ahora en su “misión fundamental de proteger nuestro aire y agua”.

Mientras el gobierno busca cómo lograr estos objetivos, le ha pedido al personal de la EPA que congele todas las subvenciones y que no publique nueva información.

Esto significa que no habrá comunicados de prensa externos ni se permitirá actividad en las redes sociales. Aún no está clara cuando se levantarán estas restricciones que algunos científicos han calificado de “censura”.

Cierre de páginas

Algunos medios señalan que las medidas no se limitarán solo a esto: se espera que se cierren también las páginas de la EPA con información sobre el clima.

“Intuyo que anularán las páginas web, pero los vínculos y la información seguirán disponibles“, le dijo a la agencia de noticias Reuters Myron Ebell, asesor del equipo de transición de Trump, quien es un escéptico del cambio climático.

Protestas para frenar la construcción del oleoducto Dakota Access.

“Si el sitio se cierra, nuestro trabajo de años sobre el cambio climático desparecerá”, dijo un empleado anónimo de la EPA a la prensa.

El equipo de Trump también ya ha emprendido los pasos necesarios para impulsar dos controvertidos oleoductos.

¿Pero son todas estas medidas evidencia de una intención malévola, destinada a aplastar todo lo referente al cambio climático?

Definitivamente, según Alden Meyer, activista veterano del cambio climático de la Unión de Científicos Preocupados.

Ctrl+alt+suprimir

“El presidente Trump y su equipo están impulsando lo que yo llamo una estrategia de ‘control-alt-suprimir’: controlar a los científicos en las agencias federales, alterar las políticas basadas en la ciencia para que se ajusten a su estrecha agenda ideológica y suprimir información científica de los sitios online del gobierno”, le dijo Meyer a la BBC.

“Esta es una estrategia generalizada que estamos viendo en múltiples agencias federales en una variedad de temas, aunque la negación del cambio climático es claramente es la punta de lanza”.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-38759732