Hiedras fotovoltaicas

Cada vez son más las alternativas para aprovechar la energía procedente del sol que tratan de minimizar el impacto visual que puede suponer para una vivienda la instalación de los clásicos paneles. Sistemas integrados como este, de Tesla,  cuya presencia en los tejados es inapreciable o instalaciones prácticamente transparentes son algunas de las opciones disponibles, a las que se suma la hiedra fotovoltaica. Esta alternativa se inspira en esta planta trepadora para que el sistema se integre totalmente a las fachadas o a los muros de una casa o de un edificio.

Hiedra fotovoltaica

La idea, aún en fase de desarrollo, surgió ni más ni menos que en 2005, cuando Samuel Cochram plasmó el trabajo que venía desarrollando con su hermana, Teresita, en una tesis realizada para el Pratt Institute de Nueva York.

La idea de esta pareja de hermanos era sencilla: siguiendo el modelo que ofrece la naturaleza, el sistema replica la estructura de las hoja de la hiedra para integrar en cada una de ellas una película fotovoltaica extrafina, lo que permite, entre otras cosas, que cualquier fallo en una de las piezas se resuelva fácilmente cambiando solo la que ha sufrido el problema.

Esta hiedra fue concebida como un sistema modular que permite que el sistema sea fácilmente escalable. Así, cada pieza cuenta con cinco hojas para la captación de energía que, en condiciones óptimas, pueden generar hasta 85 vatios.

La forma en la que esta iniciativa fue concebida hace que su instalación en vertical sea muy simple y totalmente adaptable a las necesidades de cada caso particular. Además, el diseño optimiza la capacidad de captación de energía de cada uno de los módulos, puesto que las hojas no son estáticas, sino que pueden moverse para adaptar su posición a la luz solar.

Seguir leyendo: http://ecoinventos.com/hiedras-fotovoltaicas/#ixzz4nM8UDf9h