Scott Pruitt.

En el pasado Scott Pruitt demandó en varias ocasiones a la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Ahora, será el encargado de dirigirla.

Este abogado, que desde 2010 ocupa el puesto de fiscal general de Oklahoma, fue confirmado este viernes por el Senado de EE.UU. como nuevo jefe de la EPA.

Su nominación por parte de Donald Trump hace unas semanas generó consternación entre los grupos ambientalistas, quienes lo señalan como un escéptico del cambio climático y destacan sus vínculos con la industria de los combustibles fósiles.

Sin embargo, voceros de ese sector han dicho que Pruitt hará que la EPA tenga un enfoque más racional y no extienda las regulaciones de esa oficina más allá de sus competencias.

El propio Trump parece coincidir con esa visión de cómo debe funcionar la EPA.

“Durante demasiado tiempo, la EPA ha gastado dinero de los contribuyentes en una descontrolada agenda contra el sector energético que ha destruido millones de puestos de trabajo”, dijo el presidente electo en un comunicado en el que anunció el nuevo nombramiento en diciembre.

Trump agregó que Pruitt “revertirá esa tendencia y restaurará la misión esencial de la EPA de mantener el aire y el agua limpios”.

El peor enemigo

“Es seguro asumir que Pruitt podría ser el administrador más hostil de la EPA hacia el aire limpio y el agua potable en la historia”, dijo a The New York Times Ken Cook, jefe del Grupo de Trabajo Ambiental, una ONG con sede en Washington.

“Durante la campaña, Trump amenazó con desmantelar la EPA y retirar muchos de los avances logrados para reducir la exposición de los estadounidenses a la contaminación industrial y con Pruitt el presidente electo podrá hacer realidad esas amenazas”, agregó.

Tweet de Bernie Sanders

Palabras y hechos

Pese al consenso existente en la comunidad científica en torno al efecto del consumo de combustibles fósiles sobre el calentamiento del planeta, Pruitt aún lo pone en duda.

Los científicos siguen en desacuerdo sobre el grado y el alcance del calentamiento global y su conexión con las actividades humanas”, escribió a comienzos de año en un artículo en la revista National Review, en el que señaló que este es un debate que está lejos de haber terminado.

Pero a los ambientalistas, más que sus palabras de escepticismo, le preocupan las acciones de Pruitt.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38257922