Jacob de Geer

El emprendedor Jacob de Geer estaba a punto de “empezar un trabajo serio” cuando se dio cuenta de un agujero en el mercado y lanzó una de las start-ups más exitosas en la historia de su país.

“Acabábamos de tener nuestro segundo hijo. Estaba en un momento de mi vida en el que un poco de estabilidad me venía bien”, explica este sueco de 40 años.

“Ya sabes, un salario bueno y fijo cada mes, quizás un auto de empresa y una pensión. Esas cosas que nunca tienes cuando diriges tu propio negocio”.

Esto era 2010, con la crisis financiera global afectando a Suecia, y definitivamente no un buen momento para montar un nuevo negocio, según De Geer.

Pero en enero de ese mismo año su esposa, importadora de lentes de sol, volvió de una feria comercial quejándose de que había perdido ganancias por no poder aceptar el pago con tarjetas de débito.

En aquel momento, muchos pequeños comerciantes no podían permitirse los caros procesadores de tarjetas móviles proporcionados por los bancos.

“Alguien tiene que resolver esto para los pequeños negocios, para que tenga sentido para nosotros”, dijo entonces su esposa.

Pero nadie lo había hecho, al menos no en Europa. Y de Geer, que había creado previamente varias empresas de medios y las había vendido, se convenció de que tenía que hacer algo para remediar esto.

iZettle

Empezó entonces a hacer investigaciones de mercado y descubrió que había unos20 millones de pequeños negocios en Europa que necesitaban una solución asequible.

Cuatro meses después, se juntó con su amigo Magnus Nilsson y fundó iZettle.

La tecnología de la empresa funciona convirtiendo los teléfonos y las tabletas en procesadores de tarjetas de crédito y de débito, vinculándolos con un lector de tarjetas que cuesta US$44 y que se conecta a través del conector de audífonos.

El cliente solo tiene que poner su tarjeta en el lector de iZettle, insertar el pin y el pago está hecho.

El producto tuvo pronto éxito en Suecia y ahora lo usan miles de comercios en 12 países, la mayoría europeos, pero también en México y Brasil.

La empresa dice que sigue creciendo tan rápido que se apuntan cada día unos mil nuevos clientes. Y se ha asegurando una inversión de US$157 millones.

El momento adecuado

De Geer atribuye parte del éxito temprano de la empresa en Suecia a su población, que es tecnológicamente avanzada y adora adoptar nuevas tendencias, aparatos y modas.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-37556423