Un cartel de PDVSA

El gobierno de Venezuela celebró este miércoles la reducción de producción anunciada por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), a la espera de que la medida eleve el precio del crudo y eso alivie la aguda crisis que atraviesa el país.

La OPEP, que calificó de “histórico” el acuerdo, el primero de reducción desde 2008, busca “equilibrar el mercado” y ayudar a aumentar el precio del barril.

En ese esfuerzo participará también Venezuela, que deberá rebajar su producción en 95.000 barriles diarios hasta una cifra total por debajo de los dos millones. Arabia Saudita hará el mayor sacrificio con 486.000 barriles menos.

“El mercado está sobreabastecido y la idea es que drenemos esos inventarios para estabilizar precios y saquemos del mercado entre países OPEP y no OPEP de 1,5 a 2 millones de barriles diarios”, dijo el ministro de Petróleo de Venezuela, Eulogio del Pino, antes del encuentro hoy del cártel en Viena.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Eulogio del Pino

Y según los datos anunciados este miércoles, estaba satisfecho porque esas cifras coinciden: junto a la reducción de los 1,2 millones de barriles diarios (mbd) hasta 32,5 mbd, la OPEP anunció que los otros países productores no integrados en el grupo expresaron su “compromiso” de rebajar 600.000 barriles.

La culpa es de la oferta

La OPEP considera que la gran caída del precio del crudo (estimada en un 50% desde 2014) es culpa, sobre todo, del exceso de oferta, algo que ahora trata de controlar.

Los 14 países miembros de la OPEP poseen en conjunto el 78% de las reservas de crudo del planeta y extraen cerca de 40% de los barriles que se comercializan en el mercado.

Venezuela, que ya ha visto reducida su producción significativamente por los problemas de la compañía estatal PDVSA asociados con la crisis del país, fue uno de los países que más impulsó la reducción de producción.

Y formará parte del comité monetario que revisará la implementación del acuerdo, vigente desde el 1 de enero de 2017 y de momento válido durante seis meses.

A los pocos minutos del anuncio, el precio barril internacional de referencia aumentaba un 9% y superaba los US$50.

Una bandera de Venezuela

“Mucha tela que cortar”

Sin embargo, el venezolano Ramón Key, profesor de Economía y experto en mercados energéticos, cree que aún “hay mucha tela que cortar”.

Key no está todavía convencido de que todos los actores vayan a cumplir y eso podría llevar a que Arabia Saudita volviera a sobreproducir para compensar la pérdida de mercado provocada por la reducción.

La cifra de recorte total está en consonancia por lo solicitado por los expertos para que hubiera una reacción creíble en los mercados.

Key consideraba efectivo el acuerdo de la OPEP si la reducción era de 1,3 mbp, cifra similar a la alcanzada.

La pregunta ahora es saber cuánto puede subir el precio.

“No creo que vaya más allá de los US$60“, dijo a BBC Mundo el profesor Key, que afirma que en caso de que se supere esa cifra es posible que luego se vuelva a la situación inicial.

La causa sería el aumento de la producción del petróleo de esquisto, del que Estados Unidos es el principal referente.

La producción venezolana

Key consideró “contraproducente” que Venezuela vaya a tener que hacer un esfuerzo adicional de reducción de producción.

Con la quita de 95.000 barriles diarios quedará por debajo de los 2 millones (1,97), según los datos publicados por la OPEP este miércoles.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38164740