UNEP

La campaña Mares Limpios alcanza la adhesión de 30 países con el anuncio de Brasil.
Este es un impulso importante a los esfuerzos globales para proteger la vida marina y la salud humana.
El anuncio fortalece el compromiso de Brasil de desarrollar un plan nacional para combatir la basura marina.

Nueva York, 22 de septiembre de 2017.– Brasil anunció oficialmente su apoyo a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente en una reunión paralela a la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, con el Ministro de Medio Ambiente, Sarney Filho, y el Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.
Siendo Brasil la novena economía mundial y un líder en protección ambiental, esta declaración de apoyo es un impulso significativo a la campaña global Mares Limpios, que ahora cuenta con 30 estados participantes y tiene como objetivo revertir “la marea del plástico” inspirando la acción de gobiernos, empresas e individuos.
“El apoyo de Brasil para esta campaña es crucial. Hace hincapié en el tamaño del problema y la escala de la respuesta que debemos ver”, dijo Solheim. “Necesitamos más de este tipo de liderazgo político, el que envía un mensaje muy claro: no podemos permitir que sigamos tratando a nuestros océanos como un mar de desechos”.
El anuncio refuerza el compromiso del gobierno brasileño de desarrollar un Plan Nacional de Combate a la Basura Marina y de apoyar la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur y Áreas Marinas Protegidas.
“Los servicios ecológicos proporcionados por los océanos son esenciales para todas las personas y Brasil ha estado tomando una serie de medidas para asegurar la conservación de los ecosistemas marinos y costeros”, dijo el ministro Filho.

El plástico ha sido identificado durante mucho tiempo como una causa importante de daños ambientales y problemas de salud. Contamina el medio ambiente; mata aves, peces y otros animales que los confunden con sus alimentos; causa daños a los destinos turísticos; perjudica la pesca marina y proporciona un caldo de cultivo para los mosquitos que transmiten enfermedades como dengue, zika y chikungunya.

El uso de plástico, sin embargo, sigue creciendo. En 2016, se produjeron en Brasil 5,8 millones de toneladas de productos plásticos. Globalmente, hasta 2015, la humanidad había producido 8.300 millones de toneladas de plástico. De estos, 6,3 mil millones de toneladas ya han sido desechadas y unos 8 millones de toneladas se vierten en nuestros océanos cada año.

Gran parte de estos residuos está compuesto por plástico desechable, incluyendo tazas, bolsas, sorbetes, botellas y microplásticos (pequeñas partículas de plástico) que provienen de productos cosméticos.

https://energialimpiaparatodos.com/2017/09/27/brasil-se-une-a-la-campana-mares-limpios-de-onu-medio-ambiente/