Más allá de la ineficiencia estatal, siempre ha existido mucha incredulidad en los venezolanos sobre el posible saneamiento del río Guaire y de su posible uso recreativo. Ha habido mucho escepticismo sobre si el agua puede ser lo suficientemente descontaminada como para que sea posible bañarse en él, sin riesgo de contraer enfermedades.

Sin embargo, mediante el uso de procesos de filtración, aeróbicos, anaeróbicos y desinfección, el agua del Guaire puede ser limpiada  lo suficiente como para usarlo no solo para bañarse, sino también como agua potable.

En países como Estados Unidos, Inglaterra, España, entre otros, parte de las aguas negras no son desechadas directamente en el océano, lagos o ríos, sino que son tratadas para ser reutilizadas en diferentes actividades, como por ejemplo: riego de cultivos, uso doméstico, uso industrial, consumo humano, entre otros.
Además de descontaminar el agua, existe la tecnología para también tratar los desechos de las aguas negras y reciclarlos para que puedan ser reutilizados. Los usos más comunes de estos desechos son: producción de abono, producción de nutrientes para tierras desgastadas, extracción de nitrógeno y fósforo y generación de electricidad.

El gran beneficio de estas estrategias, es que no solo permiten preservar los recursos naturales y mantener un ambiente sano, sino que también pueden generar actividades económicas lucrativas.

Es vital para el desarrollo del país, que se empiecen a tratar los recursos naturales de forma sostenible, de forma que un futuro, ante próximas escaseces o sorpresivos ataque de El Niño, el país pueda seguir contando con los recursos naturales necesarios para su desarrollo económico y social.