Mientras en el país se han invertido 500 millones de dólares para producir energía con el viento; las plantas termoeléctricas e hidroeléctricas, que aportan la mayor cantidad de electricidad, tienen grandes deficiencias en el mantenimiento

Casi 500 millones de dólares se desvanecieron con el viento. Desde 2006, dos proyectos de construcción para parques eólicos se desarrollan en el país, específicamente en el estado Zulia y Falcón. Los millones de dólares se invirtieron, pero a la fecha la producción de megavatios (MW) de estas unidades no contribuye ni con el 1% de generación de energía al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Así lo aseguró el consultor internacional en materia energética, José Aguilar: “La generación de energía eólica está en su infancia y es un sistema maltrecho. Aunque se desconoce la capacidad de producción, se estima que en la actualidad es inferior al 0,05% a nivel nacional”.

Las estimaciones varían según el especialista consultado. Tanto Aguilar como sus colegas Nelson Hernández y Miguel Lara coinciden en que el acceso a la información oficial y detallada contribuye a proyecciones que pueden no coincidir con la realidad. Se refieren a que mientras las notas de prensas de Corpoelec y los anuncios hechos al país por sus autoridades o incluso el presidente Nicolás Maduro apuntan hacia una generación de 56,4 MW, reportajes periodísticos y análisis de los ingenieros aseguran que tanto el Parque Eólico Paraguaná como el de La Guajira se encuentran paralizados.

Si bien migrar a la generación de energía a través de las fuentes renovables es el paso que dan los países desarrollados, en Venezuela esta opción es costosa. Según el ingeniero y energista Nelson Hernández, generar un megavatio – hora por hidroelectricidad cuesta 54,32 dólares, el costo por esta misma producción a través de los molinos de viento sería de 122,57 dólares si están en tierra y 210,84 dólares si se construyen en el mar. Estos datos fueron elaborados con presupuestos de 2013 y según estándares internacionales.

Otro obstáculo económico a ser tomado en cuenta es el costo por incorporar los megavatios producidos al sistema de transmisión. “Para incorporar la energía eólica al SEN de Venezuela de una manera funcional y con confiabilidad aceptable, la inversión sería mucho mayor a otras tecnologías”, advirtió Aguilar.

Pese a estas observaciones, el sistema eólico en el país se puso en marcha en 2006 con la orden del presidente Hugo Chávez y también Nicolás Maduro, en sus tres años de gestión, ha continuado con la inversión en ésta área con resultados poco visibles.

Mientras tanto las casi 300 termoeléctricas instaladas operan a 30% de su capacidad; y dos plantas hidroeléctricas están detenidas: una porque su construcción no ha continuado (Tocoma – Bolívar) y  la otra por fallas en el terreno en la que fue levantada (José Antonio Páez – Mérida).

Este trabajo fue realizado en conjunto con Efecto Cocuyo. El artículo fue redactado por Vanessa Moreno.

Para conocer más detalles sobre el estado de los parques eólicos en el país haz click AQUÍ

Conozca el estado de las plantas termoeléctricas AQUÍ